Edmundo Jiménez involucrado en denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos


Lunes 29 de mayo de 2017

(Agencia Telam)
La empresaria Roxana Teves denunció ser víctima de maniobras extorsivas por parte de la justicia penal tucumana por las que estuvo detenida ella y familia, quedó procesada y perdió todo su patrimonio.

La semana pasada Teves logró presentar su caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que sesionó en Buenos Aires, y tras un minucioso relato y presentación de pruebas durante dos audiencias privadas, dejó al descubierto un nuevo escándalo que involucra a hijos del poder, al titular del Ministerio Público Fiscal de Tucumán, Edmundo “Pirincho” Jiménez, y podría seguir escalando si se comprueba que, tal como asegura su abogado, Roxana “fue víctima de un secuestro extorsivo practicado por la propia Justicia Penal Tucumana”.

La historia de Roxana arranca en el 2009, cuando fallece Augusto Severini, su pareja por 10 años, con quien además tenía una sociedad de hecho a través de la cual eran dueños de una cadena de hoteles y moteles y sumaban un patrimonio de “más de 20 millones de pesos entre plazos fijos en el Citibank (de los que ambos eran titulares), propiedades y autos”, confió Roxana Teves a Télam durante la entrevista.

Tras el fallecimiento de Augusto, empieza el juicio civil de sucesión entre Roxana y la hija de su pareja.

Roxana Teves
Roxana Teves, la denunciante. (Foto: Agencia Telam).

“Fue un trámite de sucesión clásico, el 50 por ciento me correspondía a mí, el otro lo heredaba la hija de Augusto. En medio, conseguí tres medidas cautelares a mi favor para poder ir disponiendo de los fondos de las cuentas, de la que yo también era titular, para pagar los gastos y sueldos del personal”, detalló Tevez.

Sin embargo, mientras esto se resolvía en el fuero civil, le inician una denuncia penal a ella, a sus dos hijos y a su nuera acusándolos de “secuestro y asociación ilícita”. Los abogados querellantes son Edmundo Javier Jiménez y su hermana Ana Lucía, ambos hijos del jefe de los fiscales tucumanos.

El 1 de noviembre de 2010 el fiscal Herrera ordenó la detención de Roxana Teves y su familia “dada la naturaleza y gravedad de los hechos que se están investigando y con el fin de evitar el entorpecimiento de la investigación”.

“Nos detuvieron a todos. Pero lo más grave fue que a mi hijo se lo llevaron cuando estaba cuidando de mi nietita Agustina, que entonces tenía 5 años, pero a la nena la dejaron sola dentro de la casa. Mi nuera pedía enloquecida que la dejaran llamar a alguien que fuera a buscarla. Fue desesperante pensar lo que podría haberle pasado. Hasta que le dejaron llamar a su hermana, que fue quien la rescató y la tuvo hasta que salimos de la cárcel”, confió Roxana a Télam entre lágrimas.

Las mujeres quedaron detenidas en la Comisaría y Ezequiel (el hijo de Roxana) en la Brigada. Cuando llevaban un mes detenidos “me viene a ver el abogado Alfredo Falú (actual subsecretario del gobernador Juan Manzur, e hijo del ex diputado nacional que supo integrar el ‘grupo Talcahuano’ y ex ministro del entonces gobernador Ramón “Palito” Ortega) y se ofrece como abogado defensor”, explicó Roxana a Télam.

“Me dijo que ellos (por los Jiménez) querían el dinero, y que la única forma de obtener mi libertad era desestimar mis reclamos, y me obliga a cambiar de abogados. Así hacen que se nombre a Alfredo Falú como abogado penal, y a René Goane (hijo de un vocal de la Corte Suprema) en lo civil.”

El 9 de diciembre Falú redacta un escrito que modificaba totalmente las declaraciones de Roxana y en las que ésta cedía sus derechos. A cambio, “me prometían que todos salíamos en libertad y sobreseídos. Mi hijo no quería que firmara, pero yo solo pensaba en terminar con esa pesadilla, que todos estuviéramos libres y empezar de nuevo. Era lo único que me importaba, que todos recuperaran su libertad, sobre todo por ni nieta”, confió Roxana.

Pruebas de todo esto se entregaron a la CIDH, que le otorgó al caso de Roxana el N° 0000035599 de petición y la citó para que acuda el próximo mes de junio a Perú, para debatir su caso.

Días después de que Roxana renunciara a todos sus derechos sobre los bienes, incluso sobre los plazos fijos, Falú presenta un escrito hecho a mano pidiendo a la jueza que los deje en libertad.

La jueza Da Nucci, que entonces tenía unos 82 años, accede y además pide, el 14 de diciembre, que se gire el dinero de los plazos fijos que estaban en las cuentas del Citibank a una cuenta que Jiménez hijo abrió en el Banco de Tucumán, respetándose la moneda en que habían sido depositados. Esto porque algunas de las cuentas eran en dólares.

Sin embargo, el gerente de la sucursal del Banco “que nos conocía a Augusto y a mí, se da cuenta de que algo no estaba bien y se niega a hacer la transferencia”.

Esto hizo que se libraran tres oficios intimando al banco a realizar la transferencia de fondos (cada uno con distintos plazos, el último le daba dos horas) y ante la reiterada negativa del gerente “Jiménez ordena el allanamiento y la detención del gerente de la sucursal”, detalló Roxana.

Finalmente, el 20 de diciembre el apoderado del Citibank, Ignacio Colombres Garmendia, transfiere $3.067.481,28 y U$S 397.207,08 y pide que “se deje sin efecto el apercibimiento”.

El 22 de diciembre Edmundo Javier Jiménez solicita a la Jueza De Nucci la orden de pago a su favor y ese mismo día la jueza ordena el pago en pesos y en dólares.

“Hacer entrega en forma definitiva en la persona del apoderado querellante, Dr. Edmundo Javier Jiménez” los fondos “depositados en el Banco de Tucumán S.A sucursal Tribunales Cta N° 66850/5 por la suma de $3.067.481,28 más la suma de $ 62.243,84 más los intereses originados por mora”, dicen los escritos judiciales y se extiende a la cuenta N° 67697/7 por U$S 397.207,08.

Una vez logrado esto Falú redacta a mano alzada un escrito solicitando el cese de prisión preventiva de Roxana Teves y su familia y, a pesar de haber sido aprobada por parte de la jueza el mismo 17 de diciembre no se la concedieron sino hasta el 22 de diciembre.

“Porque es el 22 de diciembre que Edmundo Jiménez (H) cobra el dinero en pesos y al tiempo que entregó el audio de una conversación telefónica que mantuvo con Falú. dólares por la ventanilla”, detalló Tevez.

La situación de Roxana y su familia sigue siendo sumamente delicada, porque si bien están en libertad, hasta ahora no fueron sobreseídos, tal como se les había prometido que sucedería.

“Es que en medio procesaron a un carpintero, Miguel Albarracín, que fue a reclamar una deuda de $90 mil que le debíamos por unos muebles que había hecho para uno de los hoteles. El también terminó procesado como miembro de esta supuesta asociación ilícita”, relató Roxana al tiempo que entregó el audio de una conversación telefónica que mantuvo con Falú, en la que el abogado reconoce que no le “entregan el sobreseimiento porque están negociando con Albarracín”.

“Nosotros salimos de la cárcel y quedamos en la calle, sin casa, sin dinero y sin poder conseguir trabajo, porque como no fuimos sobreseídos no podemos sacar certificado de buena conducta”, dijo Roxana.

(Fuente: Agencia Telam)
Agua pura

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s