Pedagogías del oprimido y del opresor


Lunes 8 de mayo de 2017

por Fernando Ledesma

Pasaron más de cuatro meses de estoica resistencia vecinal contra la consumación del proyecto del ingenio La Corona de deshacerse del deshecho industrial vinaza, para esparcirlo en campos en jurisdicción de la comuna rural de La Trinidad.

Sandra Rivadeneira, a la sazón convertida en una de las principales voceras del grupo de vecinos del barrio La Esperanza, comentó otra de las aristas negativas que afectan a las comunidades de La Trinidad.

De concretarse, la deposición de la vinaza afectará a las comunidades escolares de La Esperanza y San Carlos que concurren a las dos unidades educativas ubicadas en esa zona.

“La directora de la escuela de La Esperanza estaba con nosotros, con el problema que afecta a sus alumnos. Pero la supervisora le ha prohibido que esté acá o que tome posición por el problema de la vinaza. Entonces ha dejado todo. Y también le ha prohibido a la supervisora de la escuela de San Carlos”, dijo Rivadeneira, en medio de la perplejidad que embarga a su comunidad por el desinterés y falta de apoyo de las autoridades del Ministerio de Educación ante el peligro inminente que se inicie un ciclo de contaminación que jaqueará el funcionamiento de al menos dos escuelas.

Noa la vinaza dicen en La Trinidad 2

La resistencia contra la contaminación por vinaza en La Trinidad recorre caminos rurales, la ruta provincial 329 y la plaza.

“Ella (la supervisora) ha sido antes maestra de La Esperanza. Incluso su madre ha sido mi maestra. Cuando yo he hablado por teléfono le decía si por qué ella no nos ayuda, siendo que ella había sido maestra de ese establecimiento, y también su madre, que yo de ella tengo los mejores recuerdos, que era una excelente maestra. Pero resulta que ahora ella no quiere ver involucrados ni a las maestras ni a los alumnos en el reclamo. Entonces yo creo que ella no está pensando en la salud de los niños ni en su bienestar. No sé cuales son los motivos por lo que ella prohibe esto. Nunca ha explicado el por qué. Aunque cuando ella habló por teléfono conmigo me dijo que sí nos apoyaba. Pero después me enteré que no y que les había prohibido a las directoras involucrarse”, describió Rivadeneira, mientras se preguntaba “¿cómo va a prohibir una cosa así? Entonces uno empieza a pensar que hay cosas como éstas, que de arriba la han presionado”.

“Lo que está en el proyecto nosotros recién hemos leído con la documentación en las manos. Nos damos cuenta que la escuela de San Carlos es la que figura en el proyecto, y no la de La Esperanza. Advertimos un menosprecio hacia nosotros, porque nos dicen que somos caseríos rurales y eso les permite parece hacer lo que sea. Parece que el secretario de Medio Ambiente ha tenido problemas con Santiago de Estero. Por ello lo que hacen es hacer que Tucumán toda sea una laguna de vinaza, porque Santiago les impide que la manden a los ríos, explicó la vecina de La Trinidad. “Pero creemos que ellos (la Secretaría de Medio Ambiente) no pueden hacer algo así. Pero vemos que siempre resuelven para el lado de los que tienen el poder”, sintetizó Rivadeneira.

Agua pura

Anuncios

Un comentario en “Pedagogías del oprimido y del opresor

  1. Pingback: Contra la vinaza: vecinos de La Trinidad llevan doce días cortando el camino | Márgenes del Tucumán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s